Fuente: Milenio.- El director de la escuela primaria “Federico Encarnación Astudillo”, Getulio Sebastián Cuevas, será denunciado ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG) por presuntamente discriminar a una estudiante de alto rendimiento académico, a la que se le habría negado tomarse la foto de generación por no tener dinero para comprarse un uniforme de gala.

José Astudillo Rodríguez, padre de la menor Diana Abril, denunció que, de manera indebida, se le negó la posibilidad de tomarse la foto grupal de generación con sus compañeros, bajo el argumento de que no cotaba con el uniforme de gala. El hombre relató que su hija es integrante de la escolta del plantel y tiene un promedio escolar de 9.4.

Astudillo Rodríguez comentó que los estudiantes de sexto grado fueron convocados para tomarse la foto de generación el 15 de julio. Sin embargo, por falta de recursos, su familia no tuvo el tiempo necesario para mandar a hacer el traje de gala para Diana y se presentó con el uniforme de la escolta, con la esperanza de que, a partir de su buen desempeño escolar, su profesora y el director del plantel tuvieran consideración con ella, lo que no sucedió.

Diana fue marginada de la fotografía oficial y ello generó la inconformidad de su padre. Ante la falta de empatía el hombre decidió reportar el caso ante la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) y la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG).

Responsabilizó del acto de discriminación al director, Getulio Sebastián, y la profesora Nayeli Rosales Cuevas, pero estos negaron la prohibición y se escudaron en que se trataba de un acuerdo de asamblea.

La convocatoria de la fotografía se hizo un día antes de ser tomada, por lo que el padre de Diana aseguró que le fue imposible comprar el traje de gala que se les estaba solicitando.

José Astudillo dijo que los talleres pedían de cinco a seis días para poder entregarlo, pero, por falta de recursos, no pudo encargarlo al mismo tiempo que los demás.

En primera instancia, el hombre acudió con la profesora para pedir una prorroga y conseguir el uniforme, pero la docente lo canalizó con el director. En ambos casos recibió el mismo argumento: que la vestimenta había sido un acuerdo del comité pro clausura, el cual no se podía cambiar.

Astudillo destacó que el comité está integrado por seis padres de familia. Además, mencionó que tenía pruebas de que en otras generaciones se ha permitido, en algunos casos, usar el uniforme de la escolta en la fotografía de recuerdo, pero en esta ocasión hubo una cerrazón total.

Recordó que en 2017 otra de sus hijas salió de la misma escuela y que en el cuadro de aquella generación aparece con un uniforme diferente al de gala.

Mañana, 20 de julio, el padre de Diana viajará hacia Chilpancingo para presentar una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero, pues considera que su hija fue víctima de un acto de discriminación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here