Ciudad de México.- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) externó su preocupación por los 18 asesinatos y dos desapariciones de sacerdotes en lo que va del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto. Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la CEM, aceptó que de no detenerse la cifra la actual Administración podría figurar como la más mortal para los presbíteros. «Cada uno de ellos ha sido un momento y un golpe de dolor», dijo el Obispo auxiliar de Monterrey. «Nos llega una preocupación. Por una parte, como se ha dicho, el sacerdote es parte de la ciudadanía y a nivel nacional atravesamos estas dificultades de tanta violencia, crimen organizado, narcotráfico y luego robos, secuestros que desafortunadamente no han cesado», expuso en entrevista con medios al salir de la Secretaría de Gobernación. El líder católico llamó a los párrocos a ser prudentes y cautelosos cuando salen por las noches a atender enfermos o atender a grupos parroquiales en sus comunidades. Además, les pidió acompañarse entre sacerdotes y laicos para evitar caminar por lugares solitarios. «No deben moverse solos en zonas de riesgo», sostuvo el Obispo. Señaló que una de las alternativas que están buscando es poner sistemas de seguridad en las casas parroquiales para inhibir a la delincuencia. Miranda Guardiola dio estas declaraciones tras el asesinato ayer del sacerdote Luis López Villa. El prelado fue localizado maniatado, con cinta adhesiva en la cara y heridas por arma blanca al interior de la parroquia San Isidro Labrador, en la Colonia Ejidal El Pino, en el Municipio de La Paz. (Información: Reforma)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here