Ciudad de México.- Para las tardes de lluvia, no hay nada como un buen chisme y vista al pasado. Hoy te traemos una de las historias más misteriosas de amor y también de muerte que marcaron la vida de una de las estrellas mexicanas más famosas de la televisión y la música.

Nos referimos a la cantante y actriz mexicana Thalía, quien hace muchos años, (creo aún no cumplía la mayoría de edad), conoció el amor en el productor musical, Alfredo Díaz Ordaz, hijo del ex presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz.

Y es que como “el amor”, lo puede todo, Thalía aseguraba que estaba perdida y completamente enamorada del hombre que le llevaba 20 años de vida.

Alfredo Díaz Ordaz fue el hijo menor de la familia presidencial que se salía del molde: era inquieto, rebelde e informal, cosa que le molestaba sumamente a su padre, el nefasto Gustavo Díaz Ordaz, quien, a pesar de esto, lo tenía muy consentido.

“Alfredito” se inclinó en su adolescencia por la música rock, en especial por el rock progresivo y la psicodelia; decidió aprender música y dio rienda suelta a la experimentación musical, cantando, tocando y componiendo.

De esta manera Alfredo Díaz Ordaz formó varios grupos, entre ellos Renaissance y Love Syndicate, aunque cuando conoció a la ex timbiriche, quedó completamente maravillado por su belleza, casi casi, de Quinceañera.

Y para 1990 llevaban ya una relación bastante formal, aunque Thalía era apenas una adolescente, por ahí circula un vídeo en el cual, en una entrevista, hasta hablaron de boda, y es que de acuerdo a la interprete de ‘Amor a la mexicana’, compartían mucho tanto profesional, como sentimentalmente.

Y así pasaron casi tres años más cuando de forma repentina, Alfredo, su príncipe azul, murió de Hepatitis C, mismo que aseguran fue transmitido a Thalía, y que ella se ha encargado de decir que es una enfermedad llamada ‘lyme’, aunque esa versión no está confirmada, es lo que la gente cuenta.

Total, que, para no hacerles el cuento largo, ese mismo año, 1993, fue el año en que Thalía estaba grabando una de sus exitosas Marías, ‘Marimar’, mientras con ello su éxito crecía como espuma en copa de champaña, en lo personal, padecía también la enfermedad y perdida de su ser amado. 

Dicen que fue tanto su dolor, que la canción ‘Sangre’, uno de sus más grandes éxitos musicales, en habla hispana de la década de los 90’s, fue compuesta justamente para el fallecido Díaz Ordaz.

Y dicen también que su madre, la también fallecida, Doña Yolanda, quien se encargó de impulsar a su hija a escribir y sacar de esa forma ‘su dolor’.

Y ya para terminar, es bastante triste, que siendo tan bella, Thalía nunca ha sido pareja de alguien de su edad, o al menos igual de guapo que ella, para muchos inteligente ya que al final quedó casada con un magnate que se la llevó a vivir en un palacio tras casarse en San Patricio en Nueva York, boda a la cual, por cierto asistió Michael Jackson, pero bueno, esa es otra historia, mientras tanto aquí les dejamos la canción: “SANGRE”.

https://www.youtube.com/watch?v=fiF3n7m9XAA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here